El pez León es un peligro

Los Pteros volitans y Pterois miles, tienen características similares y son conocidos como peces León. Por efectos de la naturaleza están invadiendo el océano Atlántico. Su actitud feroz y la rápida reproducción están poniendo en peligro a muchas especies. Algunos ciudadanos en Los Estados Unidos compraron este animal, para exhibirlo en sus acuarios. La presencia de espinas externas peligrosas imposibilitaba el trabajo higiénico lo que provocó que muchos de estos animales fueran arrojados al mar.
 
También se dice que el huracán Andrew destruyó varios acuarios gigantes que existían en la Florida arrojando al mar a varios peces León, en 1992. Debido al peligro que representa en diversas regiones de clima cálido se realizan jornadas de pesca, para impedir su crecimiento y desarrollo. La Universidad Marítima Internacional de Panamá coopera con otras instituciones y organizaciones privadas en estas jornadas con el fin de disminuir la presencia del pez León. Este animal está acabando con especies nativas de nuestro entorno.
 
Hace poco se realizó una captura del pez León donde participaron 27 buzos en categoría Scuba y 4 en Apnea. Los trofeos fueron patrocinados por  el Instituto Smithsonian y el dinero en efectivo de premios para los primeros lugares los donó el Banco de Desarrollo de América Latina.  Hay que destacar el apoyo de SENAFRONT, SENAN , La Policía Nacional y la Cooperativa de Isla Grande de Colón, quienes prestaron el transporte marítimo para llevar a los pescadores..   
 
El pez león vive en arrecifes, dentro de profundidades que oscilan entre los 10 a los 175 metros. La mayoría de los peces escorpiones, que incluyen al pez león, adoptan una coloración similar al lecho marino, a manera de camuflaje.
 
El pez León es peligroso por su veneno, pero por lo general, se trata de un pez pacífico, que no representa un riesgo en humanos, siempre y cuando no se trate de manejar o se entre en contacto directo dentro o fuera del agua con el pez.
 
A través de un análisis de contenido estomacal y observaciones de comportamiento alimentario se mostraron reducciones en la densidad de peces nativos debido a la depredación por pez león. Las presas encontradas en el estómago de este pez incluyeron pez doncella, Gramma loreto, peces cardenales, Apogon aurolineatus, roncos Haemulon plumierii, damiselas Stegastes pertitus, varios lábridos Halichoeres bivittatus, H. garnoti y Thalasoma bifasciatum, pez loro Scarus iserti, y blénidos Malacoctenus gilli.
 
El problema de competencia de hábitat podría tener consecuencias devastadoras para los peces, invertebrados, corales y muchos otros organismos marinos endémicos de la región. Lejos de ser peligroso por su veneno, el pez león presenta un riesgo de extinción de especies nativas y un impacto a la biodiversidad en nuestras aguas con graves consecuencias, ya que no cuenta con un depredador natural.